Data Storage,un nuevo horizonte en el almacenamiento de datos

Descubre cuál es el futuro del almacenamiento de datos a través de dos casos paradigmáticos.

La producción de datos aumenta vertiginosamente año tras año. Mientras que en 2020 se calculaba que se habían producido 45 zettabytes (ZB)¹ en el mundo, se prevé alcanzar los 175 ZB hacia 2025². El aumento exponencial de la producción de datos responde a diferentes procesos en marcha, como la consolidación del Internet de las cosas (IoT, en sus siglas en inglés), la digitalización de información producida originalmente de forma analógica o el uso de aplicaciones de alta resolución. Gran parte de los datos generados no conllevan necesidades de conservación, ya que son efímeros. Sin embargo, otra parte necesitará ser conservada y recuperada a largo plazo. Las tecnologías de almacenamiento actualmente en boga tienen una vida útil de algunas décadas. La vida de las cintas magnéticas, por ejemplo, es de entre 15 y 20 años. Es por ello que en los últimos años asistimos a la aparición de nuevas tecnologías que buscan dar solución a esta problemática.

El Archivo Mundial del Ártico (AWA)

La empresa noruega Piql es uno de los actores que ha estado apostando por la creación de dispositivos de almacenamiento de larga duración. A través de una película fotosensible, el piqlFilm, se fijan los datos digitales en forma de códigos QR de alta resolución. El sistema es sencillo, ya que con un simple reconocimiento óptico de caracteres se puede recuperar la información codificada. Piql completa su propuesta con el Archivo Mundial del Ártico (AWA, en sus siglas en inglés), un depósito ubicado en la isla de Spitsbergen, en el archipiélago Svalbard (Noruega), en una antigua mina de extracción de acero. La ubicación no es casual, ya que las temperaturas son tan bajas que se requiere poca energía para mantener las condiciones óptimas de conservación de los discos ópticos. Incluso con una eventual falla de los sistemas, las condiciones habituales permiten la conservación de la documentación a largo plazo. La administración catalana no es ajena a esta tecnología, ya que la Diputació de Barcelona realizó en 2019 el depósito de una copia de los dos primeros libros de actas de la institución en el Archivo Mundial del Ártico.³

«Mientras que en 2020 se calculaba que se habían producido 45 zettabytes (ZB)¹ en el mundo, se prevé alcanzar los 175 ZB hacia 2025²»

La revolución del ADN

La última innovación en el campo del almacenamiento de información a largo plazo ha sido protagonizada por un grupo académico francés liderado por Stéphane Lemaire y Pierre Crozet, investigadores especializados en biología molecular de la Universidad Sorbona de París, que están al frente de la propuesta: de l’ADN una solución: La révolution de l’ADN, an alternative to current data storage devices.⁴ El núcleo fundamental de la propuesta radica en la codificación en ADN del código binario. Es decir, la transformación de una codificación en 0 y 1 a una codificación en cuatro elementos, nucleótidos, representados por las letras A, C, G y T. La secuencia codificada se puede sintetizar en fragmentos de ADN (ADN sintético) que es lo que se puede capturar en dispositivos de almacenamiento. Una vez obtenida la secuencia de letras, se puede recuperar la información volviéndola a convertir en un sistema binario a través de un secuenciador de ADN, y así poder leerla de forma normalizada. Para realizar este paso, es necesario utilizar el mismo algoritmo empleado para su codificación⁵, que actúa como descompresor a través del cual recuperar el archivo original. En el momento en que el ADN sintetizado es copiado, puede ser almacenado en cápsulas de acero inoxidable. Cada cápsula puede contener una cantidad de ADN correspondiente a 5000 TB de datos digitales.

A menudo, las consideraciones sobre el almacenamiento de información quedan relegadas como elementos secundarios frente a debates e innovaciones teóricas en la archivística y la gestión documental. Las soluciones presentadas centran su atención en el menor consumo energético necesario para su funcionamiento y permiten dar un salto cualitativo considerable, mejorando la eficiencia y reduciendo costos.

Tanto la solución óptica de Piql como la solución bioinspirada del ADN reducen drásticamente el consumo de energía para su funcionamiento. Este hecho conlleva una reducción de la huella de carbono en la atmósfera y una mejora en el respeto al medio ambiente. Se insertan en lo que se llama la ‘cuarta revolución científica e industrial’ y contribuyen a poner en relación el mundo natural y biológico con el tecnológico y digital, armonizándolos. Sin embargo, estas nuevas tecnologías requieren muchos recursos y son muy exclusivas, solo aptas para organizaciones grandes, pero la optimización de recursos y el salto cualitativo que pueden suponer pueden hacer que la adopción de estas tecnologías sea cada vez menos… una utopía.


Sobre NUBILUM

En NUBILUM trabajamos con archivos, museos y bibliotecas, así como con instituciones de otros sectores, tanto públicas como privadas, donde desarrollamos tareas muy diversas de documentación, gestión de colecciones, gestión web, comunicación, creación de cursos presenciales y online, atención al público y muchas otras acciones que enriquecen a cada institución y a los profesionales de nuestro equipo

Contáctanos

931 003 094
info@nubilum.es
Casanova, 27, ático 2a 08011, Barcelona